Celebrar los córners

Desde la llegada de Caparrós han sido muchas las voces que han proclamado que el Mallorca aburre. Conviene puntualizar que aburrido no significa malo, pues esta plantilla tenía que hacerlo muy bien para salvarse a falta de cuatro jornadas. No soy un cínico, preferiría que el balón fuera a ras de suelo y disfrutar de una sucesión de ataques incesantes en busca del tercer, cuarto o quinto gol. Pero eso no quita que sea emocionante acabar un partido con seis o siete defensas. La adrenalina que otorga el jugar con fuego es adictiva y peligrosa, propia de tipos duros como los del Mallorca. Así lo entiende una grada que aprieta más que de costumbre en los instantes finales para dar un último empujón a los suyos. Contagiado por la épica del momento, más de una vez he sentido el impulso de alistarme en la zaga bermellona. Si con Wagner me entran ganas de invadir Polonia, “I will survive” hace que quiera saltar al césped para recibir órdenes del Teniente General Nunes. Me atrincheraría gustoso en la portería y perdería tiempo simulando una lesión al grito de “¡¡¡me han dado!!!”. Sería feliz. Y eso que siempre he sostenido que el Mallorca nos va a llevar a la tumba. Unos perecerán de aburrimiento, otros lo harán de sufrimiento y, alguno, de un pelotazo, pero está claro que el club no va a dejar que ningún aficionado llegue a viejo.

A veces el Mallorca da un respiro a sus seguidores y les libra de la angustia de los finales apretados. En cambio, si hay una cita que no elude nunca es la del balón parado. Cuando el equipo jugaba contra Chelseas, Arsenals y Newcastles mi padre me explicaba que los aficionados ingleses se caracterizaban por celebrar los córners como si de goles se tratara. Será que lo guiri nos queda cerca porque uno ya no se corta si nos conceden un saque de esquina. Existe en los estadios la fea costumbre de festejar los penaltis antes de marcarlos, pues yo lo mismo cuando el balón cruza la línea de fondo. Antes de jugar contra el Barça me vino un amigo diciendo que ellos siempre tenían la posesión y yo le repliqué orgulloso que “nosotros sacamos mazo de córners”. Otro me contó que el Chory y Tejera no andaban finos y a mí que me daba absolutamente igual porque “la ponen de lujo y al menos uno tiene que jugar siempre”, pontifiqué muy serio. Los rojos puede que sean incapaces de dar tres pases seguidos pero sin duda saben cómo emplear la cabeza. A mí me vale.

foto: losblanquillos.com

Anuncios



    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: