Som Balears: Mazel Tov, Dudu y Tomer

AouateAntes de convertirse en la sensación de las clínicas españolas, el Mallorca iba como un tiro. Marchaba todo tan bien y estábamos tan contentos como antes de la crisis, cuando íbamos a Son Moix con el bocata de caviar y colábamos los corchos de los Don Perignon escondidos en los calcetines. Yo, que nunca he sido de cantar victoria de antemano por si lo gafaba, estaba convencido de que ganaríamos la liga. Y así todo el mundo, que después de vencer al Valencia un amigo me aseguraba que de esto sacaban una película “con Denzel Washington haciendo de Caparrós en plan puto amo”.

Aún duraba el verano y éramos los mejores, aunque en octubre ya sólo somos buenos y ya está bien así. “Porque el míster tiene las ideas claras”, “es que se ha fichado bien” y “mira a Pina, si es buenísimo”. Que se digan estas cosas está genial y queda muy bonito, pero lo que de verdad ha pasado aquí es que ahora se dominan las áreas. Como el Madrid de hace unos años, cuando Casillas las salvababa y Ronaldo -el fenómeno, el de los cumpleaños- las enchufaba. Algo parecido hemos visto aquí en este volver a empezar; un Aouate de nuevo en forma y un Hemed que no es Zigic, es mejor. Como si de una buddy movie de los 80 se tratara, al más puro estilo Arma Letal: un veterano héroe de las porterías que vislumbra su declive recluta, acoge y enseña a un joven carismático con el que habrá que tener paciencia. Porque al principio a Tomer nada le salía, aunque ya nos caía bien. Cosas de pasear una entrañable sonrisa de empanado en lugar de ir por la vida con pose de pandillero de North River, Miami. Si la primera parte resultó más interesante que brillante, esta suerte de Team-Up judío promete una secuela más grande y espectacular. De momento, no defraudan. Por algo la grada mallorquinista corea el nombre de su portero antes y después de cada partido. Por si fuera poco, Hemed sólo va un paso por detrás de Messi, Falcao y CR7, que estos sí han podido lanzar penaltis.

hemedLa última hazaña de la pareja de moda tuvo lugar el viernes, con la selección de Israel. El bueno de Hemed celebró hasta tres tantos y a Aouate no pudieron marcarle ni de penalti, que lo enviaron fuera porque bajo los palos impone mucho. Yo que me alegro de que las cosas les vayan bien. De hecho, presa de la euforia y excitación, he llegado a plantearme la posibilidad de abrazar el judaísmo, montar una pequeña granja en las afueras de Haifa y preparar las oposiciones para agente del Mossad. Y es que una tierra que ha dado a los cracks del Mallorca y a Bar Refaeli tiene que valer la pena.

(publicado en http://www.sombalears.es/2012/10/mazev-tov-dudu-y-tomer/ )

Anuncios



    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: