Peter Parker: joven

spider-man romitaDe pequeño uno se repite a sí mismo que quiere ser mayor cuando en realidad quiere decir joven. Siendo una criatura ya tenía las cosas bastante claras, por eso nunca he dejado de dudar. Sabía que lo mío se repartiría entre mucha redacción y algo de calle, pues así lo hacían Superman y Spiderman. Superman era el mote de juventud de mi padre y honra merece el que a los suyos se parece; pero sabiduría no casa con lozanía tan bien como con vejez, así que decidí que eso ya lo aprendería e hice del Hombre Araña mi referente. Una noche soñé que me convertía en el trepamuros y desperté Peter Parker, su alter ego civil. Preocupa en casa, decepciona en la universidad, desatiende a sus amigos, siempre en bancarrota y de amores mejor no hablar. Peter es un desastre a ojos del mundo aunque él se sabe algo más, igual que el chaval que se ve reducido a un estereotipo mediático al ojear la prensa o encender el televisor. Los medios, ¡ay!, donde todo es blanco o negro y hágase a un lado todo lo que parezca gris, no me vengan los polluelos con medias tintas. La juventud de Baleares es la que menos estudia y la que más se droga, prodigio de Cuenca saca un 27 en selectividad y Spiderman: ¿héroe o amenaza?, titularán los rotativos de mañana.

SpiderMan_NoMore_comicSceneEn el número 50 de The Amazing Spider-Man, que saliera allá por julio del 67, Peter Parker renuncia a ser superhéroe, harto de la imagen que la prensa proyecta de su figura. “Tarde o temprano todo muchacho debe abandonar sus juguetes y convertirse en un hombre”, enuncia, dispuesto a llevar una vida ordenada y despreocupada. Como si algún joven pudiera permitirse el lujo de disfrutar de una existencia así. Decía Ortega y Gasset que “la juventud necesita creerse, a priori, superior. Claro que se equivoca, pero este es precisamente el gran derecho de la juventud”. Dejen al joven serlo, con sus grandes dramas y sus pequeñas victorias. Que culpen a los medios por concebir así la sociedad, no por reflejarla. Hedonismo, procrastinación. James Dean, Dorian Gray y Holden Caulfield, bisoños inmarchitables que proclaman el “no nos conocen” y nunca lo harán. Peter Parker recuperó la máscara porque entendió que su don, su responsabilidad, era ser Spiderman mientras pudiese. Así, yo, decidí ser joven hasta que me hiciera mayor, por lo menos.

Anuncios



    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: