thor crossover

¡Spandex! ¡Licra! ¡Incluso cuero! Sacar este listado hoy es una de las cosas más estúpidas que he hecho esta semana. ¿Qué sentido tiene publicar un ranking que quedará desfasado cuando esta tarde vaya a ver Thor: El mundo oscuro? Ninguno y eso me divierte. En cambio, a la hora de elaborarlo he intentando aplicar el criterio que me parecía más justo, el de Filmaffinity, lo que a la postre se ha traducido en un despropósito de lista carente de lógica pero divertida de confeccionar. Supongo que es el Ghost Rider (2007) de las listas, qué se le va a hacer.

Haberme guiado por la etiqueta “superhéroes” de Filmaffinity significa ausencias del tamaño de Galactus, pues la web no considera a Hellboy ni El Cuervo ni al Vengador Tóxico películas de supers, por ejemplo, mientras que sí otorga tal distinción a productos como Las Tortugas Ninja. Tampoco cree que Flash Gordon sea lo suficientemente superpoderoso pero sí su parodia, Flesh Gordon. Otras omisiones importantes son las de Scott Pilgrim y La peligrosa vida de los Altar Boys, que si bien no son películas pijameras de per se, sí que homenajean al género con bastante tacto. Otro de los problemas que me encontré a la hora de montar la clasificación fue la enorme cantidad de películas de animación de temática superheroica. Al final, por simplificar, decidí dejarlas para otra lista a pesar de que soy poco fan de hacer distinciones entre cine animado y de acción real, pero tampoco me parece justo equiparar las películas animadas de DC con sus contrapartidas de carne y hueso, ya que no tienen las mismas posibilidades. Lo que peor me sabe de todo esto es dejar fuera a la excepcional Los Increíbles, fácilmente una de las 3-5 mejores películas de superhéroes jamás hecha. Perdóname, Brad Bird, pues esto me duele más a mí que a ti. Otro detalle importante es que también he tomado la decisión de escoger sólo una película por saga con el fin de hacer la selección lo más variada y rica posible y para que Batman y los mutantes no acaparen demasiado.

Aunque ahora mismo las capas sea lo que más vende en Hollywood, es un tipo de cine que se ha tomado su tiempo para madurar y aquí se traduce en que la lista esté monopolizada casi en su totalidad por películas contemporáneas. De hecho, no fue hasta la pasada década que el género acabó de cuajar. Así, ante la imposibilidad de conseguir El retorno del Capitán Invencible (aunque para musical siempre nos quedará el Dr. Horrible de Whedon) y a falta de ver Los Maravilloso de David González, ahí van las 30 mejores películas de superhéroes según mi parecer:

30- Ghost Rider: El Motorista Fantasma

ghost-rider-2007-87-g-1024x573

El motorista fantasma es una flipada tonta y cutre; llena de clichés sobadísimos, CGI de marca blanca y con unos actores pasadísimos de rosca. Es decir, es todo lo que la película pretende ser. Además, enternece ver a Nicolas Cage disfrutando tanto al ver cumplido el sueño de su vida. El tío que llamó Kal-El a su hijo y que tan cerca estuvo de ser Superman merecía esta oportunidad. Su peluquín aquí está glorioso.

29- El Increíble Hulk

Hulk Smash

La poesía del Hulk de 2003 dejó muy fría a un público que simplemente deseaba ver a La Masa machacando cosa. Eso es precisamente lo que da la visión de Leterrier, ni más ni menos. Hay que agradecer que la cinta no reniegue de la versión de Ang Lee y lo de resumir los orígenes del Coloso Esmeralda en los títulos de crédito me parece un acierto, al igual que lo de recuperar el rugido de Lou Ferrigno y la sintonía de la serie de televisión. El problema es que no había nada más.

28- Mystery Men

El mayor contratiempo con el que se encontró esta adaptación del cómic de Dark Horse es que se tomó a los superhéroes en coña antes de que el resto del mundo se los tomara en serio. Es divertida pero siempre será la del videoclip del All Star de Smash Mouth.

27- Los 4 Fantásticos y Silver Surfer

"Fantastic Four - Rise of the Silver Surfer"

La primera familia de Marvel Cómics merecía una traslación a la gran pantalla mejor que la que tuvo, pero hay que romper una lanza por esta segunda parte, que no deja de ser un cómic insulso pero entretenido. Por una parte, es verdad que Mr. Fantástico parece Míster Sincarisma, Jessica Alba es la peor elección posible para Sue Storm -la MADRE por autonomasía de los cómics de capas- y convertir a Galactus en una gran nube de polvo interestelar es el mayor CHOF de esta lista. Las películas de los 4F tienen poca chicha y nada de limoná pero, por otro lado, Chiklis está divertidísimo como La Cosa, Chris Evans puede que sea el actor que mejor entiende a los superhéroes que interpreta y sólo por ver a Estela Plateada en acción la película ya vale la pena. En serio, NO HAY NADA MÁS GUAY QUE ESTELA PLATEADA. PUNTO.

26- Daredevil

daredevil-2003

No se puede negar el amor que Mark Steven-Johnson (también hizo Ghost Rider) tiene por los cómics de los 80, pero el pobre no fue dotado con el suficiente talento. Aun así, el coincidir con el mejor momento de Spiderman y X-Men y el mal momento de Affleck pasaron excesiva factura a una película que tiene sus momentos. Quizás sea la adptación más referencial que se ha hecho en Hollywood, un no parar de guiños que hacen el camino mucho más agradable a todo aquel que los identifique. Gran parte de culpa del fracaso artístico de Daredevil debería recaer en los tijeretazos obligados por Sony y el que no se lo crea tiene la muy disfrutable versión del director para comprobar que la cinta nunca debió ser tan mala.

25- Green Lantern

green-lantern-2011-09

Uno de los grandes problemas de Green Lantern fue también una de sus grandes virtudes: es una película Marvel hecha en DC. Aquí Linterna Verde ni tiene el día más brillante ni está en su noche más oscura. Demasiado genérica para dejar huella, absolutamente inverosímil pero tremendamente divertida. Reynolds interpreta a un convincente Hal Jordan y Martin Campbell rueda algunas escenas muy logradas pero de nuevo nos encontramos con que lo que amenaza a la humanidad es una gran nube de polvo/caca intergaláctica. Nunca más.

24- Hancock

hancock

Si Hancock hubiera apostado firmemente por lo apuntado en la primera mitad del metraje sin duda estaría mucho mejor situada en esta lista. Una pena que sacrifique su frescura a favor de una falsa profundidad para todos los públicos y acabe desluciendo tanto el producto.  Todo se viene abajo cuando Hancock deja de beber.

23- The Green Hornet

the-green-hornet-movie-poster-2011-1010676252

Sucede pocas veces que la adaptación supere a la obra original y esta es una de esas ocasiones. El Avispón Verde empezó como serial radiofónico en los años 30 y en los 60 fue una serie de televisión bastante mala y algo racista que catapultó la carrera de Bruce Lee. La película, por su parte, es una hilarante comedia made in Seth Rogen que parodia muchas de las constantes del género y a la que Gondry impregna el estupendo tono pulp que todos estábamos esperando.

22- Sky High: Escuela de Altos Vuelos

SkyHigh

Disney se propuso crear un híbrido entre Harry Potter y la Patrulla X para toda la familia y el resultado fue Sky High, una blanquísima comedia con un corazón tan grande que no cabía en un plano. Pretensiones ni una y todo el cariño del mundo por los tebeos; el que la menosprecie por llevar el sello Disney puede considerarse borrado de mi Facebook. Aquí se dan cita Bruce Campbell, superpoderes, sidekicks  y bailes de instituto. Es decir, las cosas que más molan en el mundo.

21- Defendor

Defendor 3

Defendor es un drama vestido de comedia de humor incómodo que explora los motivos que llevan a un tipo normal interpretar el rol de superhéroe y el tipo de taras que debe tener para ello. Menos lujosa que Kick-Ass y  algo corta al lado de Super, supone un bello homenaje con trasfondo agridulce al mundo de las capas. Woody Harrelson haciendo de Woody Harrelson construye al personaje más entrañable de la comunidad superheroica. Al final hubo lagrimilla, sí.

20- Man of Steel

Man-of-Steel_01

Hay que reconocerle a Zack Snyder su valentía a la hora de reimaginar el mito superheroico más arraigado en el imaginario colectivo. Man of Steel es un a película de proporciones colosales que alterna meritorios aciertos con tropiezos estrepitosos, aunque asume dignamente los riesgos de intentar abarcar tanto. Se presenta a un Superman con la suficiente personalidad como para asentarse como El Hijo de Krypton del siglo XXI, pero la película se ve demasiado lastrada por un guión que hace aguas y desdibuja al resto de personajes. Solemnidad extrema, apuntes metafísicos y metáforas mesíanicas aparte, mi problema con esta actualización de Superman aparece en el tercer acto, cuando se traiciona lo que para mí es la esencia del personaje. Es un buen Superman pero ni de lejos es el mío.

19- The Amazing Spiderman

amazing-spiderman-2012-escenita-de-las-gruas

En cambio con TAS me pasa lo contrario que con MoS, pienso que acierta de pleno a la hora de actualizar al Hombre Araña al nuevo siglo. Marc Webb tuvo que jugar la papeleta de reescribir una historia que encandiló al mundo apenas 10 años atrás y la verdad es que la primera hora de esta nueva incursión no logra desprenderse de la sensación de relato ya contado. A cambio, rectifica y mejora aquello que en las películas de Raimi no acababa de encajar y dota a sus personajes de una calidez extraordinaria, regalándonos con Andrew Garfield al Peter Parker definitivo. Webb, que venía de petarlo con 500 días juntos, construye alrededor de Peter y Gwen Stacy la mejor relación amorosa de las adaptaciones pijameras y planta las semillas para que florezca un universo completísimo y lleno de oportunidades. La película tiene dudas y está lejos de ser perfecta pero poco importa porque Spiderman nunca se ha balanceado tan bien como aquí.

18- Blade

blade2r12

Blade tiene una importancia capital dentro de la transición de los años 90 a los 2000. No sólo revivió el cine de superhéroes, que por entonces parecía muerto, sino que junto a Dark City adelantó la estética y el tono que dominaría a principios de siglo y que tendría en Matrix a su máximo estandarte. La primera parte no es tan divertida como la segunda pero sin ella no existiría el X-Men que conocemos -ni sus trajes de cuero- y sin los mutantes no tendríamos el cine de superhéroes que disfrutamos ahora. No tenemos constancia de que los vampiros de Blade tengan algo que ver con los de Crepúsculo.

17- Thor

thor-the-dark-world-first-official-poster-strikes

La llegada del Dios del Trueno a los cines supuso el puente definitivo que conectaba las películas anteriores de Marvel Studios con los Vengadores y significó el mejor homenaje hacia la figura de Jack Kirby, el hombre que dio forma a los supers modernos. La primera parte del metraje es un festival de colores y diseños kirbyanos, sacados directamente de Tales of Asgard que, junto a la shakesperiana caracterización que otorga Branagh a sus personajes, hicieron las delicias de los que deseábamos ver trasladados los más atrevidos diseños de nuestros cómics de siempre y no veíamos desde el Gotham de Burton. Lástima que el nudo de la historia tenga lugar en una setpiece desértica más propia de un procedimental barato que de una epopeya de deidades nórdicas. Hemsworth es la viva imagen del Thor que imaginábamos y el Loki de Hiddleston el mayor hallazgo de Marvel desde Iron Man.

16- Kick-Ass: Listo para machacar

kick-ass-costume-aaron-taylor-johnson

Adaptación de la obra más importante de Mark Millar desde su Civil War. Es otra de esas historias que exploran la posibilidad de que un tío normal de la calle se enfunde unas mallas y salga a la calle a combatir el crimen sin ningún superpoder como coartada. Kick-Ass pilló a todo le mundo por sorpresa con su humor bestia y su nula vergüenza a la hora de mostrar litros y litros de sangre. La Hit Girl de Chlöe Moretz se ha erigido como la mejor superheroína del celuloide hasta la fecha y no tiene visos de cambiar pronto, al menos hasta que en Warner se decida a llevar a Wonder Woman a la gran pantalla. Lástima que Matthew Vaugh no se atreviera a llegar ahí donde llegaba el cómic y edulcorara la historia lo suficiente como para cambiar su mensaje. Sin el factor sorpresa del primer visionado pierde  punch pero cada vez Nicolas Cage te parece más molón.

15- Watchmen

watchmen7

El Watchmen de Alan Moore y Dave Gibbons cambió los tebeos de superhéroes para siempre. Los despojó de su inocencia, los llevó al último extremo con todas sus consecuencias y casi no sobreviven. El riesgo de llevarla al cine era enorme. La abrumadora fuerza de esta novel gráfica reside en sus dibujos y no tanto en un guión redondo pero a veces demasiado obvio. ¿Iba a ser capaz Zack Snyder de trasladar el poderío de las viñetas al celuloide? Aunque su labor de mimetización es loable, la respuesta es no, básicamente porque la totalidad de Watchmen sólo se entiende dentro de su propio medio. Además, había que sumar la complicada tarea de deconstruir un género que en el cine aún estaba madurando, que seguía en construcción. Con todo, visualmente es una maravilla y el inicio es fantástico, especialmente unos créditos que condensan la historia de los Minutemen mientras celebran la cultura popular. El que haya leído Watchmen salivará con las postales sacadas directamente de los lápices de Gibbons y el que no lo haya hecho puede llegar a disfrutarla porque el material de partida es excelente, pero una obra tan inmensa merecía una adaptación más valiente y, por qué no decirlo, mejor.

14- Capitán América: El Primer Vengador

captain-america-the-first-avenger-5

La película que el Capi necesitaba. Joe Johnston depura y perfecciona la fórmula que aplicara en Rocketeer y da con la tecla justa. La cinta es elegante, inteligente, sofisticada y está impregnada por el clasicismo tan característico del centinela de la Libertad. Chris Evans, tras bordar a la Antorcha Humana, se descubre como el Capitán América perfecto porque de verdad siente que es el Capitán América. Que los malos sean los nazis es todo un acierto que propicia ese aroma a aventura de India Jones que tan bien le sienta a esta primera aventura. La película llega a un punto donde se vuelve más convencional pero para entonces ha tenido tiempo de gustarse, de rendir homenaje a la Golden Age y de explorar la mítica figura del Capitán América.

13- X-Men: Primera Generación

x-men-x-men-first-class-magneto-professor-x-mystique-uniform

Después de que Brett Ratner acabará con todo en X-Men 3 y la franquicia acabara de perder el norte con Lobezno: Orígenes, la facción mutante de Marvel necesitaba un cambio de aires de manera urgente. La oportunidad le llegó a un Matthew Vaugh que venía de PETARLO con Kick-Ass. El británic insufló a la franquicia ese rollo sixties de aventurilla sin pretensiones y la jugada no pudo salirle mejor. Magneto dejaba de ser un villano arquetípico, Mística pasaba de ser unidimensional a importarnos más que nadie y McAvoy sorprendía al mundo con su Charles Xavier vitalista y fanfarrón. Una gozada cargada de entusiasmo y que además trajo al Club de Fuego Infernal y, por fin, los uniformes amarillos.

12- Chronicle

chronicle

Uno de los pilares a la hora de construir un héroe es definir las motivaciones que llevan al personaje a dedicar sus habilidades a luchar por el bien. No son los poderes ni la máscara lo que hacen al héroe, sino el tipo de persona que hay debajo y la manera de reaccionar al elemento traumático que define su personalidad. En esta cinta de limitado presupuesto se explora la posibilidad de que las habilidades caigan en chicos normales, educados en un entorno corriente sin las enseñanzas de un tío Ben o un Jonathan Kent. Esta visión naturalista, rigurosamente realista a partir de un principio de fantasía, muestra los peligros y tentaciones de un gran poder sin ninguna responsabilidad y de la delgada línea que separa al héroe potencial de convertirse en villano.

11- Super

super_comedia_pelicula_poster_movie_trailer_2010_tierra_Freak_tierrafreak.com.ar

Prima hermana de Defendor, tuvo la mala fortuna de pasar desapercibida por coincidir en el tiempo con la exitosa Kick-Ass, a pesar de ser sustancialmente mejor. Otra película que reflexiona sobre la posibilidad de combatir el crimen bajo una máscara en un mundo libre de superpoderes pero infestado de villanos. Lleva hasta al extremo su propuesta de humor bestia y asume todas las consecuencias de su radicalidad sin resentirse ni en ningún momente. Super sale triunfal de tal osadía gracias a una absoluta falta de complejos a pesar de las limitaciones que supone tal apuesta. Rainn Wilson baila sin titubear entre el heroísmo y la sociopatía y Ellen Page nos regala al mejor sidekick desde Batmito.

10- Batman Vuelve

968full-batman-returns-screenshot

Hay tantas visiones de Batman como autores tiene. De hecho, las que mayor aceptación tienen entre el público y son consideradas como canon de lo que debería ser el Hombre Murciélago ni siquiera proceden del cómic; hablamos de Batman la serie animada y del videojuego Batman: Arkham Asylum. Batman Vuelve es una película de Burton antes que una de Batman, pero aún así es la película que, sin alardes, se acerca más a la idea de Batman que tengo en la cabeza. En esta entrega el director gozó de completo control creativo y eso se nota dotando a la película de su toque personal y volviéndola mucho más oscura pero también más compacta y sólida. Aunque ninguna otra película de capas volverá a alcanzar el tremendo impacto que obtuvo la primera entrega -desató la batmanía e hizo que que leer cómic fuera cosa de guays-, la segunda es superior porque no hay rastro de payasos criminales saltimbanquis seguidores de Prince. Escrito suena mucho mejor que filmado, creedme.

9- El Protegido

unbreakable-header

Qué listo fue Shyamalan jugando a ser una cosa para al final descubrir que todo el tiempo había sido una película de superhéroes de corte clásico. El héroe contra su némesis, el bien contra el mal, las dos caras de una misma moneda. Además se da el lujo de reflexionar y divagar pausadamente sobre las convenciones del mundillo, sus lugares comunes, sus patrones y su mitología. Todo filmado con el pulso de un Hitchcock redivivo y con algunas de las mejores líneas de diálogo de la carrarea de Samuel L. Jackson. “Me llamaban Don Cristal…”

8- Iron Man

475_iron_man_080502

Marvel se jugó el todo por el todo a la carta de Iron Man y sin darse cuenta cambiaron la forma de hacer superhéroes. Si a alguien tiene que agradecérselo es a Robert Downey Jr., el hombre que con su carisma y personalidad hicieron del coñazo de Tony Stark el mejor protagonista de y emblema moderno del cine de máscaras. La huella que dejó Robert Downey fue tan profunda que hasta cambiaron la manera de escribir a Stark en los cómics. Alrededor de la figura de Iron Man los de Marvel Studios edificaron una aventura respetuosa con el material original, liviana, fresca y absolutamente divertida. Era el momento de dejar atrásel tiempo de los héroes torturados y empezaba la era del cachondeo memorable y el entretenimiento desbocado. Marvel lo arriesgó todo para ganar y acabó coronándose como el rey. ¡Larga vida al Rey!

7- Darkman

Darkman12

Ver Darkman es lo más parecido a leer un cómic en la gran pantalla. La película contiene todos y cada uno de los elementos que hacen al cómic de superhéroes indisoociable de su propio medio, como los personajes que lo verbalizan todo o que la historia esté siempre en movimiento; luego también concentra clichés superheroicos a tutiplén: el héroe que nunca alcanza a estar en paz consigo mismo, la damisela en apuros, una historia de orígenes arquetípica, los malos son malísimos porque sí… La cinta transpira pulp por todos lados (de hecho es mejor película de La Sombra que The Shadow) gracias a su tebeofilia y a ese aire de obra de Serie B con la que Sam Raimi -ese genio- está tan cómodo. No será la mejor película pero tampoco se podía hacer mejor. Magnífica.

6- Hulk

hulk 2003

Adelantada a su tiempo, este retrato intimista y personal del Coloso Esmeralda fue profundamente incomprendida en su momento. Los estudios la malinterpretaron y en las siguientes producciones apostaron por un esquema rígido y arquetípico que hizo tambalear la salud del género. La película se adentra sin miedo a inspeccionar detenidamente la psicología de unos personajes que en vez de luchar contra monstruosas amenazas deben combatirse a sí mismos. Ang Lee nos obsequia con una visión poliédrica favorecida por un montaje valiente que busca explotar en el cine las virtudes de los paneles de viñetas. La película está cuidada con mimo y en ocasiones alcanza una belleza casi subversiva dentro del género. Una maravilla que, a diferencia de sus contemporáneas, está envejeciendo de lujo y que en cuanto a profundidad puso el listón tan alto que veo complicado que nadie lo alcance pronto.

5- Batman Begins/El Caballero Oscuro

batman-begins-portada-twitter

Empate técnico entre las dos primeras entregas de la ambiciosa trilogía de Christopher Nolan. La segunda es una película redonda pero Begins es superior como obra de Batman. Cuando Nolan coge al Murciélago lo hace para llevarlo donde nadie se había atrevido y aprovecha su mitología para construir la figura del héroe trágico, una historia de origen, caída y resurgimiento. Aquí vemos al Batman ninja y señor de la noche, el que infunde terror en sus enemigos y el que limpia las calles de un Gotham sucio y putrefacto. Crea, en definitiva, la primera película enteramente de Batman. Contada su historia el director se olvida de lo narrado hasta el momento y levanta una epopeya neonoir sobre la urbe moderna más centrada en la simbología que en las acciones del héroe. Como sucediera en la anterior saga, Batman adopta un rol secundario para repartir el peso entre unos villanos que son los que tienen algo que contar. La película hubiera funcionado igual con otro personaje que no fuera Batman porque está más interesada en el hombre que en el justiciero. Nolan sale victorioso de su ambición pero no sin un coste; esta pasión por el realismo lleva al género negro a otro nivel pero a cambio se ve obligado a renunciar al superhéroe.

4- Superman: La película

Superman-1978-640x287

Esta es sin duda la película más especial de la lista. Representa la quintaesencia del cine de superhéroes y estableció lo que sería el canon a la hora de adaptarlos a la gran pantalla. Difícilmente volveremos a ver una película del género con el sentido de la maravilla tan agudizado, donde lo plasmado en la pantalla supera a la imaginación y conmueve por su humor, sencillez e ingenuidad. Hubo que esperar al Lobezno de Jackman para que alguien igualara la simbiosis conseguida entre Christopher Reeve y Superman, la misma persona desde 1978. Su infantilismo y un Lex Luthor demasiado paródico peden ser vistos hoy en día como algo anacrónicos pero no restan ni una pizca de encanto a la cinta. El pequeño Kal-El levantando el tractor, Clark abriéndose la camisa y mostrando la gran S al mundo, Superman volando los cielos junto a Lois Lane, la reacción del superhéroe al sentir que le ha fallado a su amada humanidad… Son tantas las imágenes para el recuerdo que me es imposible decantarme solo por una, siempre con el inolvidable score de John Williams resonando en mi cabeza. Superman siempre fue el espejo en el que que se miraban los otros héroes y la película de Richard Donner es el ejemplo que toman los cineastas. Superman abrió a los superhéroes las puertas de la cultura popular y a a altura del personaje estuvo la película, que se ha ganado por derecho propio un lugar en el escalón del mejor cine de aventuras junto a Star Wars, Indiana Jones y Regreso al futuro.

3- Spiderman 2

SpiderMan 2 - Wallpaper (1)

Ver al trepamuros balancearse por Nueva York era EL SUEÑO de mi infancia y, aunque adoro el clasicismo a medio camino entre Ditko y Romita de la primera entrega y su veneración por el Superman de Donner, es en esta donde vemos al arácnido en toda su magnitud, liberado ya de la losa de tener que presentar a los personajes. Como ya hiciera en Darkman, Sam Raimi traslada al celuloide todas esas constantes de los cómics pero esta vez todavía mejor interpretadas y adaptadas a las necesidades del medio. El mayor obstáculo que encuentran los superhéroes a la hora de ser adaptados al cine está en la necesidad de aparecer muchos minutos sin la máscara puesta para no quedarse estancados en la escala de matices de un Power Ranger. Sam Raimi lo entendió -de nuevo- a la perfección y alumbró una de las escenas más emotivas que recuerdo: un desenmascarado Spiderman acaba de recibir una paliza de escándalo por parte del Dr. Octopus, un villano temible al tiempo que el más humano de todos. Sin tiempo para recuperarse, nuestro amigo y vecino se ve obligado a llegar al límite para frenar un tren desbocado y lleno de civiles que aguardan un trágico final. Una vez rescatados, los ciudadanos de NY salvan al propio Hombre Araña de caer al vacío y recogen su máscara para devolvérsela al héroe. Tu secreto está a salvo, ve a por ellos tigre. Eso es básicamente lo que quiero ver en una película de superhéroes en general y en una de Spiderman en particular.

2- X-Men 2

X-Men_2_Nightcrawler

El impacto que tuvo X-Men en el cine de mallas sólo es comparable al Superman de 1978. Si la de Donner dejó gran parte del camino recorrido, las películas de la Patrulla X marcarían el tono a las adaptaciones futuras. Es Bryan Singer el primero en tomarse en serio a los superhéroes y el que hace posible el Batman de Nolan. Aunque sacrifica la coralidad de los tebeos, capta a la perfección la esencia outsider de los mutantes de siempre. La Patrulla X, más que una historia de buenos y malos, es una tragedia sobre las diferentes formas de ver el mundo. Los mutis siempre fueron la respuesta a los prejuicios y a la intolerancia, una loa al trabajo en equipo y una defensa a la lucha por el bien común. La película toma de inspiración la novela gráfica Dios ama, el hombre mata, que nació con el propósito de narrar historias más adultas dentro del universo Marvel. X-Men 2 es una obra ambiciosa, madura, sobria pero al mismo tiempo épica y endiabladamente divertida; la conjunción perfecta entre inteligencia y entretenimiento llevado al género de capas. El buen hacer de todos los integrantes del film permite que vaya sorteando con elegancia todos los temas de calado que va apuntando, aunque sin profundizar demasiado ya que no deja de ser una película de acción y de las buenas. Si bien aquí el verdadero protagonista es Lobezno, todos tienen la oportunidad de lucirse encadenando secuencias espectaculares aunque dejando respirar entre una y otra para permitir que el mensaje deje poso. Tres momentos a rescatar: el apabullante inicio con Rondador Nocturno adentrándose en la Casa Blanca para atentar contra el presidente; la fuga de Magneto de la prisión de plástico y la última escena que dejó a todo el fandom con la boca abierta y pidiendo más; esa que mostraba la silueta del Fénix surcando el agua. Al final sólo podemos lamentarnos de que Singer saltara del barco antes de X3 para hacer Superman Returns. Todos salimos perdiendo.

1- Los Vengadores

Joss-Whedon-Avengers-Deleted-Scene

El largo camino labrado por Marvel Studios durante la Fase Uno de su plan llegaba a su destino en forma de megablockbuster; el entretenimiento definitivo, la película que iba a dejar satisfecho desde el niño hasta al abuelo. La obra de ingeniería que permitiría dar cabida hasta a 6 héroes carismáticos y a su contrapartida malévola sin permitir que ninguno hiciera sombra a otro, sino iluminándolos hasta deslumbrar a un público que respondió encumbrándolos como la tercera película más taquillera de la historia. Los Vengadores es un festival pijamero repleto de one liners memorables, un sueño húmedo friki y la constatación de que los superhéroes molan. Nada falta, nada sobra, en un film que se postula como la bandera del entretenimiento de masas moderno. Marvel y Joss Whedon se han empeñado en convertir cada estreno de sus películas en una fiesta, en una celebración de la cultura popular. Basta ya de pesadumbre y oscuridad made in Nolan, no nos avergoncemos de gozar con unos tíos disfrazados con pijamas de colorines, disfrutemos del viaje y maravillémonos con las posibilidades que nos ofrecen. La película resulta tan fresca porque todos los involucrados se lo pasan bomba haciéndola, de verdad creen en ella. No es que sea película más sesuda del mundo pero es tremendamente inteligente. Una puerta a la nostalgia bien entendida que invita a salir al niño que llevamos dentro: tenemos a Iron Man zurrando a Thor y este zurrando a Hulk. ¡La Masa zurrando a todo el mundo! Invasiones alienígenas, gadgets imposibles, espías, gente que vuela y tiro con arco. Los Vengadores es la culminación de un proceso de maduración de un género que ha acabado de explotar definitivamente y un potente alegato por la sencillez y la diversión a la hora de dejar a todo el mundo contento. ESTO es lo que estábamos esperando y ahora queremos más. ¡Vengadores reuníos!

The-Avengers-BTS-Shawarma-banner

Anuncios

  1. 1 El Spiderman de James Cameron | drunk pop nation

    […] La película hubiera acabado con una batalla superépica en lo alto del World Trade Center con lluvia de dólares incluida. A pesar de algún que otro pasaje bochornoso -Strand rompiendo el clímax final obligando a MJ a bailar watusi-, estaban puestos los mimbres para entregar una demostración de poderío y entretenimiento de calidad, incluso yendo un poco más allá al poner al protagonista en una serie de dilemas morales más que interesantes. El problema es que no hubiera habido ni rastro de la genuinidad lúdica y el clasicismo bien entendido de la saga de Raimi y, sobre todo, hubiera llevado por un camino completamente diferente a las adaptaciones de cómics. Ahora que la industria edifica sus supertaquillazos sobre los cimientos de Marvel y DC, cuesta no imaginarse un escenario totalmente distinto al de hora. Y no, no queremos vivir en un mundo sin Vengadores. […]




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: