God Help The Girl

god help the girl posterMe pasé la mitad de las tardes del instituto abrazado muy fuerte a la almohada mientras los discos de Belle & Sebastian se reproducían en bucle. He cantado a There’s too much love a pleno pulmón en la soledad de mi habitación. Demonios, la primera entrada que escribí en este blog iba sobre esos escoceses que escriben canciones tan bonitas. Sobra decir que entré en la película con el corazón abierto, totalmente entregado y dispuesto a presenciar un acto casi religioso, pero con la misma cautela con la que abordé el Write About Love, su último disco. Solo por si acaso.

No es que mis expectativas se vieran colmadas; es que las superaron, dieron tres vueltas a la luna y luego regresaron para abofetearme y recordarme que nunca, jamás, de ningún modo, vuelva a dudar de Stuart Murdoch, el líder de la banda y hombre detrás del proyecto God Help The Girl, que primero fue idea, luego disco, y ahora, por fin, película.

La película, un musical basado en las canciones del disco homónimo de 2009, muestra la historia de tres adolescentes en descomposición que encuentran en la música una tabla a la que agarrarse, una vía para purificar sus almas narcisas y la mejor manera de sobrevivir al punto de no retorno que supone el paso de la adolescencia a la madurez. Como en las canciones de Belle & Sebastian, la melancolía se encuentra bordeando las sombras de un Glasgow eternamente iluminado por el sol. God Help The Girl es la promesa de un verano mágico. Un verano de partidos de fútbol y paseos en kayak, de largas noches de radio y cintas de cassette. Un verano de helados acompañados de profundas disertaciones sobre la música pop. A través del personaje de Olly Alexander, Murdoch nos habla de Legado y argumenta que a un hombre le basta con una gran y genuina canción para convertirse en una deidad de la música pop. Lo hace para despistar, porque la película nunca pretende ser así de grande. Su punto fuerte, o su debilidad, según se mire, es que es plenamente consciente de su imperfección, de su condición de juguetito. Murdoch, en el que es su debut en la dirección, ha hecho lo que le ha apetecido. Ha imaginado ser Godard y ha encontrado en Emily Browning a su Anna Karina; se ha divertido imitando las persecuciones de A Hard Day’s Night y las carreras de Jules et Jim; y se ha regodeado en su pasión por los años 60, tanto a nivel cinematográfico, estético y musical. Por supuesto que nada en la película es creíble, pero todo lo que se ve -y se escucha- es de verdad. No hay pose afectada o resolución cursi que pueda convencerme de que esa tristeza insinuada, esa nostalgia por un tiempo que no existió, y esa idea de que el antídoto de todo es reunirse con tus amigos para tocar música, no se sienta real. God Help The Girl es una celebración del universo estético y espiritual de Stuart Murdoch, lo que quiere decir que es la mejor fiesta a la que uno puede asistir (y tomar un té).

god help the girl film

Si eres alérgico a Lo Indie, huye. Corre y no mires atrás. Si Belle & Sebastian no te dicen nada, escapa como de la peste y no oses volver jamás por estos lares. Si en cambio, te has sentado alguna vez en la acera para compartir unos auriculares en los que sonaban Judy and the dream of horses y crees que la vida cabe en una canción pop, esta es tu película. Probablemente también seas mi alma gemela.

Escucha la banda sonora en Spotify:  God Help The Girl – God Help the Girl (Original Motion Picture Soundtrack)

Anuncios

  1. El parrafo final me ha encantado borti. Obviamente soy fan de Belle and Sebastian y la veré, ya te diré.

    @charlyconway




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: