Archivos para noviembre, 2014

las asombrosas aventuras de kavalie y clayLas asombrosas aventuras de Kavalier y Clay (2001, Random House) fue el libro que terminó de consagrar a Michael Chabon como uno de los escritores más relevantes de finales del siglo XX. Bendecida con el Pulitzer, se trata de una novela río sobre dos primos judíos que crean un superhéroe de cómic llamado El Escapista mientras llegan ecos de la guerra en Europa. Con una prosa sencilla pero evocadora y una facilidad innata para describir imágenes de enorme belleza, Chabon edita su Gran Novela Americana en el tipo de papel con en el que se imprimían los sueños: uno amarillento, poroso y de mala calidad. Kavalier y Clay es un alegato a favor de los tebeos y la magia; una carta de amor a las distracciones populares y el ocultismo. Es la crónica neoyorquina de una edad de oro irrepetible marcada por la esperanza y los anhelos rotos. Seguir leyendo »

interstellarLa idea de Christopher Nolan tratando un tema más grande que la vida hacía que a Interstellar se le intuyera una pátina de gravedad e intensidad casi impugnables, pero parece que lo inmenso de la tarea relajó los nervios del realizador británico, como si por fin se hubiera quitado el palo del culo. Sin sacrificar ni un ápice de su frondosa ambición, en esta epopeya galáctica el director de Memento se muestra más humilde que nunca, acertando al abordar el infinito de una manera íntima y cero artificiosa. Nolan deja a un lado la arquitectura estructural para adentrarse en la aventura más inhóspita, para explorar lo desconocido y dejarse seducir por lo inexplicable. Seguir leyendo »

women are just slaves

Este 2014 se han cumplido 40 años del primer concierto de Blondie y, para conmemorar la efeméride, Chris Stein, el motor creativo de la banda, ha publicado Chris Stein/Negative: Me, Blondie and the Advent of Punk, un álbum de fotografías inéditas que recoge el momentum del grupo durante los 70 y los primeros 80. Puede que hoy la banda haya encontrado acomodo en el rincón más polvoriento de la radiofórmula, pero hubo una época en la que fueron a la vanguardia de la modernidad neoyorquina, introduciendo la ciencia ficción en sus cáusticas canciones de amor y conjugando como nadie lo salvaje con lo glamouroso. Seguir leyendo »