Just Like Honey

La música más bella se hace en Escocia, es un hecho. Una canción de The Pastels o un álbum de Cocteau Twins son sitios a los que me iría vivir, por no hablar de la eterna primavera de Teenage Fanclub, a la que siempre vuelvo, o de Stuart Murdoch, guardián de mi adolescencia.

Es el cielo gris. La noche temprana. El frío afilado, amenazante como una guillotina. La puta lluvia. La oscuridad es la turbina que pone en marcha el hilo musical del Norte de Gran Bretaña, y es también el alimento del grupo que escucho cuando llueve, el que suena cuando quiero fundirme en la niebla.

the jesus and mary chain

La música más bella se hace en Escocia, aunque no siempre se presenta en el envoltorio más sugerente. A veces, lo hermoso se refugia en el ruido, en la estridencia. En una intro de batería prestada de las Ronettes, escondida en una falsa nostalgia. El primer guitarrazo cae como un accidente, hundiéndose. Un desplome nebuloso, turbio y opaco. Entonces, una voz melosa empieza a susurrarte al oído lo difícil que es estar a su altura. Que es inferior, pero jura esfuerzo. Hay un enorme autodesprecio y una promesa de devoción incondicional, de sumisión absoluta. Una abeja obrera trabajando para su Reina. Su tono es dulce; dulce como la miel.

Está hablando de sexo oral.

Ya no oyes el ruido.

Siéntelo. Es hermoso.

It’s good. So good. It’s so good.

Soooo good.

lost-in-translation

o6q67a5

Anuncios



    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: